Salud

El exigente blindaje contra la Delta

El exigente blindaje contra la Delta
Foto I Archivo I LA PATRIA La vacunación sigue siendo el arma más poderosa para combatir la covid-19 y sus variantes.
En unas semanas se podría convertir en la variante que predomine en el país. Un infectado puede transmitir el virus a siete u ocho personas.

Elizabeth R. Rojas y Óscar V. Mejía

LA PATRIA I Manizales

Dos cosas tienen con los pelos de punta al mundo por la variante Delta de la covid-19. La primera es que agrava la enfermedad y, lo segundo, su velocidad de transmisión. La cosa es que en cuestión de semanas, podría predominar en Colombia.

Otro punto es su posible ataque a los niños, que a Manizales y Caldas, que fueron referentes en servicio infantil, los coge casi malparados. Esto porque la medicina pediátrica de mediana y alta complejidad es privada. El sector público no cuenta con Unidad de Cuidado Intensivo para estos pacientes y neonatos.

Andrea Ramírez, epidemióloga y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes, explica: “Tiene un potencial de transmisión como el de la varicela. Un infectado puede transmitir la enfermedad a siete u ocho personas; mientras que antes solo eran dos o tres”.

El primer caso detectado en el país fue a finales de julio en Cali, luego de análisis del Instituto Nacional de Salud (INS) y los 19 laboratorios de la red de investigación genómica.

Es probable que se vean afectadas las metas para alcanzar la inmunidad de rebaño: ahora se necesitaría 90% de población vacunada, cuando el objetivo inicial era 70%. Los no vacunados y personas con mayor exposición (como los jóvenes) serían los más afectados.

A todos

Estudios sobre esta variante, de origen indio, sugieren que infecta a vacunados y no vacunados. La ventaja, dice la epidemióloga Ramírez, es que las vacunas mantienen altas proporciones de protección: “Son la mejor estrategia de lucha contra la covid. Protegen contra las formas más graves y la muerte por coronavirus”.

Una reacción en Caldas, ante este panorama, es agilizar la vacunación. Por ejemplo, la de adultos mayores y poblaciones de primeras fases, aún sin inmunizar.

Leidy Johana Bueno, referente de la línea de envejecimiento y vejez de la Dirección Territorial de Salud de Caldas, expresa: “Realizamos asistencia técnica a municipios, incluidos Centros de Protección Social y Centros Vida. Les hacemos un llamado para que los adultos mayores que ingresan y que no están vacunados, se solicite -con las IPS autorizadas y hospitales- el proceso”.

Se prevé que la salud mental también tendrá secuelas como las que están a la vista, con pacientes de la original o sus familiares y amigos. La incertidumbre reinará de nuevo. Vacunarse, es la gran respuesta.

 

En lo mental

Jaime Alberto Carmona Parra, profesor e investigador de la Universidad de Manizales, comenta:

* “Todos tenemos compromiso, pero especial responsabilidad aquellos que desempeñan un rol educativo. Padres docentes, líderes de opinión, medios de comunicación, etc., deben llevar un mensaje claro que la pandemia no ha terminado y debemos cuidarnos".

* “No basta con saber, no es suficiente informar. Se debe reiterar y generar campañas para que la gente asimile la idea y la comparta”.

“No hay que vivirlo desde el miedo, hay que mantenerse tranquilos, pero realistas”.

* “Es un momento complejo, debemos combinar serenidad con alerta. No dejarse del estrés, la desilusión y la desesperanza”.

* "Quien ya estuvo enfermo tiene un antecedente para protegerse, sabe que la enfermedad no es broma. Lo positivo es que entiende que sí se puede salir de ella. Quienes no se han enfermado, no se pueden relajar".

* "Busque información completa y veraz, de fuentes fiables".

* "Adopte las medidas de bioseguridad".

* "Manténgase aislado".

 

Advertencias de autoridades

Carlos Humberto Orozco, secretario de Salud de Manizales, manifiesta:

* "Hay que advertir que la medicina pediátrica de mediana y alta complejidad, en Manizales y Caldas, es privada. El sector público no cuenta con Unidad de Cuidado Intensivo para este tipo de pacientes ni para neonatos".

* "Las camas neonatales están en el Hospital Universitario de Caldas y en Ospedale; las de cuidado intensivo pediátrico están en el SES y en Meintegral, todas instituciones privadas".

* "En Manizales tenemos 14 camas de Cuidado Intensivo Neonatal y 17 de Cuidado Intensivo Pediátrico. Con esas camas abastecemos el servicio del departamento".

* "Lo que se ha visto con cualquiera de las variedades, es que una madre que esté contagiada puede trasladar la infección al bebé por la cercanía que mantiene con él. Ya en Manizales hemos tenido neonatos hospitalizados por esto".

* "En las estadísticas de la Delta, se identificó mayor tendencia de infección con síntomas en niños y adolescentes. Se han detallado secuelas postcovid, con síndrome inflamatorio multisistémico, que ya ha descrito Estados Unidos con 2.500 niños. Es la inflamación de órganos (cerebro, corazón, pulmones, riñones, hígado), lo que termina ocasionando la muerte".

* "En Manizales, hicimos la convocatoria a los pediatras con el propósito de tener una charla, un intercambio de conocimientos y opiniones, para que nos den una directriz de cómo enfrentar lo que se puede venir la Delta. Seguro saldrán conclusiones de necesidades de equipamiento de camas, de servicios de urgencias y de hospitalización general".

* “Estamos con un descenso muy significativo en el uso de camas de cuidado intensivo. Esto genera la consecuencia de que la no utilización, no permita facturar. Es que el estándar de costo de 10 camas es de aproximadamente $250 millones mensuales. Costos fundamentados en talento humano. Una Unidad de Cuidado Intensivo que baje su producción al 50% o menos, como lo estamos viendo, es una Unidad que entra en pérdidas y no es capaz de sostenerse. Ya la Clínica Avidanti cerró las primeras 10 y 3 de intermedios”.

* “En el Hospital San Isidro, la Unidad de Cuidado Intensivo empezó a hacer ajustes en disponibilidad del talento humano para hacer menos costoso el mantenimiento de camas. Sin cerrarlas, se hizo un cambio en el tipo de contratación del personal.

* "Corremos el riesgo de que otros hospitales, en un momento dado, tiendan a disminuir esa oferta de camas, para neutralizar unos costos fijos que pueden convertirse en pérdidas irreparables. ¿Cuál es el riesgo real?...que el personal, al estar libre, lo contraten en otra institución o migre a otras ciudades".

* "Si la gente está vacunada, seguramente se evitará que haya un colapso de las instituciones en cuanto a cuidado crítico. Así el paciente va a tener herramientas para luchar y no se le convertirá en enfermedad grave".

* "Eventualmente las camas pueden utilizarse de nuevo y hasta se necesiten más. Lo que ordenamos desde el Puesto de Mando Unificado fue generar un ejercicio de inventario para la adquisición, a manera de ahorro, de los medicamentos de cuidado crítico (sedantes, relajantes, anticoagulantes, antibióticos, etc,) que provean -de alguna forma- reservas y se neutralice el riesgo que se vivió en pandemia cuando a nivel mundial, se agotaron estos fármacos".

* "Se ordenó que el personal empezara a descansar, esperando que el descenso de casos dure unas 4 a 6 semanas, y que ya para cuando empiecen a elevarse las cifras, se encuentren descansados".

 

Para fin de año

Carlos Humberto Orozco, secretario de Salud Pública de Manizales, dice:

* "Tenemos contemplado que en unas cuatro semanas se vuelvan a incrementar cifras y el pico se dará un mes o mes y medio más tarde. En octubre o noviembre empiece a notarse una elevación sustancial, con el riesgo de que diciembre nos tome con un número de casos muy alto. Esperamos que el pico sea con una celeridad menor para evitar el colapso de servicios de salud".

* "La gente que hoy anda sin tapabocas está asumiendo un reto que no es individual que afecta a la colectividad. El cuidado es conmigo y con los demás. A pesar de estar vacunado, me puedo infectar. A pesar de no sentir nada, puedo contagiar a otros. Los vacunados también tienen que mantener los tapabocas”.

Powered by Sindyk Content
Arriba